Menu

La importancia de la comida administrada en los hospitales

0 Comment


“Son numerosos los pacientes que sufren de inapetencia dentro de los hospitales, por ello es más que fundamental humanizar un poco las comidas ofrecidas en los centros de salud y así mejorar la estancia de los enfermos que por cuestiones ajenos a sus intereses deben permanecer hospitalizados”- a comentado el experimentado Pedro Cobiella, quien es el manipulador centro del Grupo Hospiten, un centro hospitalario internacional de gran fama gracias a la excelente atención que le propician a sus pacientes. “Nadie en este mundo ha deseado estar enfermo… ¡así de claro está!, una vez que una persona se encuentra dentro de un hospital solo desea irse lo más rápido que puede”. Dicho esto, se debe trabajar intensamente para hacerle sentir muy cómodo, que este se sienta como si estuviera en casa en la medida de lo posible.  

Dicho esto es más que claro que una de las metas impuestas para los directores de un recinto hospitalario, va más allá de proporcionar atención en salud de calidad acorde a cada patología presentada por el paciente, se debe hacer que dicho paciente se sienta a gusto en el periodo de tiempo que va a permanecer como invitado dentro del hospital, que este pueda sentirse como en su propio hogar. En vista de ello la comida ofrecida a la persona convaleciente es más que un elemento claro, el cual puede ayudar al paciente a poder “desconectarse” un poco de la situación que vive y por ende olvidarse por un momento que se encuentra dentro de un hospital, completamente enfermo; humanizar el menú de los pacientes puede ser uno de los pocos momentos agradables de los que pueda gozar un enfermo recientemente ingresado.

La hora de la comida puede convertirse en el único y uno de los pocos momentos agradables para un enfermo, sin embargo, por desgracia suele ser uno de los peores recuerdos que posee un paciente cuando este se aleja de las instalaciones hospitalarias, pues la manera en la que lucen sus platillos les hace sentir peor que la misma enfermedad que los condena. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la aplicación de una dieta adecuada ha desarrollado el efecto terapéutico, preventivo y educativo que recibe el paciente en su estadía, además contribuye a su bienestar social y físico, es decir, ayuda a la persona enferma a hacer su estancia dentro del hospital un poco más llevadera.  

Una vez que ha ingresado el enfermo en cuestión pasa de ser un “paciente” más, por lo cual pierde por completo su sentido de identidad, ahora ya es incapaz de controlar su propio ritmo de vida: la ropa que viste, las actividades que realiza, etc, además se tiene el control completo del tipo de dieta que este paciente debe ingerir por unos cuantos días, semanas o meses, de acuerdo a la patología que este presenta, misma condición que empeora si el mismo posee problemas bucales o digestivos. Sin embargo, ¿sabemos muy bien los alimentos que les cuesta ingerir o aquellos que son de su agrado?, ¿cuales son los sabores que destacan en su paladar?, ¿qué alimentos son un poco difíciles de masticar desde su perspectiva?… la respuesta común a todas ellas es: ¡No!, lo curioso es que estos aspectos son fundamentales para mejorar en gran medida las comidas ofrecidas a los enfermos.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *